ENVÍO GRATUÍTO PARA COMPRAS SUPERIORES A 180€

Skip to main content
temperatura-de-color

Temperatura de color: Luz cálida y luz fría

La temperatura de color se mide en grados kelvin, esta medida varía desde una tonalidad roja (luz cálida) hasta una tonalidad azul (luz fría), y hace referencia a las diferentes tonalidades que puede producir una fuente lumínica.

Los tipos de luces más comunes son:
– Luz cálida o blanco cálido. Se trata de todas aquellas bombillas con una temperatura de color inferior a los 3500ºK que producen un color rojizo. Las tonalidades más comunes van desde los 2700ºK hasta los 3000ºK.
– Luz neutra o blanco neutro. Equivale a la luz emitida por el sol al mediodía, lo que la hace perfecta para transmitir una sensación de limpieza y frescura. Su temperatura abarca desde los 4000ºK hasta los 5500ºK.
– Luz fría o blanco frío. Es un tipo de luz más azulada que las demás. Se consideran luz fría aquellas bombillas con una temperatura superior a los 5500ºK.

Escala temperatura de color

Elegir temperatura de color según ambiente

La temperatura de color influye directamente en el ambiente de la habitación iluminada. Según el tipo de ambiente que queramos conseguir podemos diferenciar entre:
– Ambiente cálido, relajado y acogedor. Para conseguir este tipo de ambiente es combeniente utilizar luces con una temperatura de luz cálida.
– Ambiente general de oficinas. En las zonas de mayor estimulación como puede ser una tienda u oficina puede ser interesante instalar una serie de bombillas de luz neutra. Este tipo de luz estimula a las personas mejorando su ánimo, ésto puede traducirse en un aumento en las ventas o mayor rendimiento de los empleados.
También puede utilizarse en zonas dedicadas al estudio o lectura.
– Ambiente estimulante. Lugares con un tránsito contínuo de personas, como pueden ser el baño o la cocina, son ideales para instalar bombillas con un tono de luz frío, superior a los 5500ºK.

Temperatura de color segun ambiente

Lo ideal, es combinar los ambientes y temperaturas de color según la estancia en cuestión y lograr diferentes combinaciones de colores.

En general, la luz debe ser de un tono suave que evite los deslumbramientos. Si queremos tener un área de trabajo bien iluminada necesitaremos de puntos individuales de luz que nos eviten sombras incómodas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *