ENVÍO GRATUÍTO PARA COMPRAS SUPERIORES A 180€

Skip to main content
decoracion-vintage-retro-habitacion-ninos

Decoración vintage y decoración retro

En los últimos años la decoración vintage y retro son tendencia y han ganado mucho peso en la decoración de interiores. Están basadas en imitar o recrear la decoración de los años 20s a los 60s, con mucho colorido, estampados y cierto aire romántico que recuerda a la época dorada de Hollywood la cual tuvo su auge durante estas décadas.

Podemos comprobar como la decoración vintage ha ido ganando mucha fuerza hoy en día. Cualquier fabricante de relevancia en el que pensemos tiene productos enfocados a este tipo de decoración. Como hemos visto en otras entradas de este blog, apostar por la decoración vintage y la decoración retro son una apuesta segura en lo que a decoración de interiores se refiere.

Decoración salón retro estilo pop art kitsch

¿Decoración vintage o decoración retro?

Vamos a hablar de la decoración retro y la decoración vintage, pero antes de meternos en materia cabe aclarar la diferencia que hay entre ellas. La decoración Vintage y la decoración retro son conceptos similares pero diferentes.

Tanto el estilo vintage como el retro evocan al pasado, sin embargo, la diferencia entre ambos es que la decoración vintage se caracteriza por el uso de piezas originales con muchos años de antigüedad mientras que la decoración retro se compone de piezas actuales con un estilo basado en los diseños clásicos. Por ejemplo, una lámpara hecha en los años 40 que puedes encontrar en casa de tus padres o de tus abuelos es una lámpara vintage; una lámpara hecha a día de hoy pero con un estilo cincuentero, como la nesso de Artemide por ejemplo, es una lámpara retro.

Lámpara mesa nesso rojo de artemide

También hay pequeñas diferencias en el uso de materiales y de colores entre el estilo vintage y el estilo retro, pero no son tan significativas ni tan si quiera excluyentes como lo es la característica del tiempo.

Materiales y colores

Como si de un lienzo se tratara, a la hora de introducir la decoración vintage o la decoración retro, el color de base que se usa es el blanco o el blanco roto. También se suele usar el papel pintado en tonos pastel, que son un referente dentro de estos estilos. En cambio, “a la hora de pintar el lienzo” con los accesorios y el mobiliario se suelen utilizar colores vivos o tonos pastel.

El aguamarina y el coral son dos colores que se han popularizado mucho, igual que el blanco o blanco roto que hemos comentado antes. Los estampados de flores son protagonistas y se presentan en cortinas, alfombras, cojines, edredones…

Materiales y colores en la decoración vintage

La madera, el mimbre y la forja son los materiales más utilizados para recrear el estilo vintage. En textiles podemos jugar tanto con fibras naturales como sintéticas. En cambio, el estilo retro se caracteriza por el uso de materiales metálicos, plásticos, cuero y vinilo.

Complementos

Una parte clave para conseguir una decoración con estilo retro o vintage es la elección de complementos. Además de buscar complementos que sean o parezcan antiguos, nos reforzará la decoración si conseguimos que sean únicos, especiales y/reconocibles.

Por ejemplo, en la pared del salón podemos poner un espejo grande de tipo imperio, ovalado o rectangular; también podríamos colgar en la pared fotografías antiguas con marcos de distintas formas, tamaños y acabados; es muy recomendable que usemos flores ya que aportan lo que buscamos tanto en la decoración vintage como en la decoración retro: color, frescura y romanticismo.

Decorar salón con estilo retro

También podemos elegir una grifería de estilo antiguo e incluso una bañera de patas en el cuarto de baño si queremos que nuestra inmersión en el estilo vintage o retro sea total.

Usar teléfonos de pared o de rueda, algún jarrón afrancesado de color turquesa, cuadros imperio, frascos de perfume antiguos, lámparas art decó, cestos de mimbre, baúles desgastados, relojes antiguos de pared, tazas y platos de porcelana… Los complementos son tan importantes como variados. Su elección es tan importante como variopinta. Serán los encargados de sumergirnos en el ambiente que estamos buscando.

Teléfono rojo vintage de estilo antiguo

Ventajas decoración vintage/retro

Hasta ahora hemos hecho un pequeño repaso de lo que es la decoración vintage y la decoración retro, pero ¿qué ventajas e inconvenientes me pueden llevar a decantarme por introducir estos estilos en mi hogar?

La principal ventaja es que lo antiguo está de moda, así que podemos tener nuestro hogar a la última sin tener “lo último”. Además, decorar nuestro hogar de esta manera resistirá mucho mejor el paso del tiempo, algo que nuestro bolsillo agradecerá.

Salón vintage de estilo industrial

Otra gran ventaja es la popularidad con la que gozan estos estilos. No nos costará mucho encontrar productos que se amolden a lo que estamos buscando si acudimos a mercadillos, rastrillos, ventas de garaje o, incluso, aprovechar alguna reliquia proveniente de una herencia.

Otra ventaja que tiene apostar por lo vintage o lo retro es que no necesita un estudio exhaustivo sobre la decoración. El estilo a seguir es algo muy libre y además casa muy bien en hogares con niños o adolescentes. Hasta los juguetes que se queden por el suelo pueden enriquecer la decoración.

Desventajas decoración vintage/retro

Una gran desventaja que tiene introducir estos estilos en nuestro hogar pasa por buscar algo en concreto. Igual que puede ser fácil encontrar complementos o muebles en mercadillos y demás que se adecuen al estilo que buscamos, si lo que perseguimos es algo concreto puede resultar realmente difícil encontrarlo.

Puede ser especialmente frustrante buscar alguna pieza original para nuestra decoración vintage y que nunca la lleguemos a encontrar.

Salón de estilo shabby chic

Otro inconveniente que se relaciona directamente con la exclusividad y la originalidad de los productos vintage tiene que ver con su popularidad. Es decir, el auge de esta decoración ha llevado a que las piezas puedan resultar realmente caras debido a que casi se han convertido en productos para coleccionistas. Si a esto le sumamos que la mayoría de elementos vintage están ya descatalogados y que debemos acudir a particulares, anticuarios o subastas, el precio puede dispararse.

Por norma general, las piezas originales tienen muchos años de uso y, aunque su conservación y cuidado puede ser muy bueno, distarán mucho de la calidad de un producto nuevo. Por lo tanto, algunas de las piezas que necesitemos para nuestra decoración vintage pueden precisar de restauración, y esto puede suponer un incremento alto en el precio final del producto.

Sillón vintage para mueble de televisión

Cada vez es más complicado encontrar gangas entre los productos antiguos. Con la popularidad de lo vintage y lo retro, cada vez las personas estamos más informadas y somos más conscientes del valor que pueden tener nuestras pertenencias. Esto supone que el coste de adquisición de estos productos siga al alza.

Principales estilos de decoración vintage y retro

Shabby Chic

El término Shabby Chic está compuesto de dos conceptos casi antagónicos; por un lado tenemos la palabra shabby que significa desgastado o desaliñado, y por el otro el término chic que significa elegante, distinguido o que está de moda. Por eso este estilo de decoración se caracteriza por utilizar elementos antiguos con algunos más modernos.

El blanco es el color predominante. Se utiliza tanto en las paredes, para dar sensación de amplitud a las habitaciones, como en la decoración. Aparte del blanco, se utilizan colores en tonos pastel como el rosa pálido, verde agua, azul celeste, beige, etc.. Si usamos tonalidades claras estamos evitando oscurecer las habitaciones. Lo que se pretende conseguir evitando los colores o elementos chillones es que las estancias transmitan mucha calma, armonía y paz.

Dormitorio de matrimonio vintage estilo shabby chic

En el romanticismo predominan los ambientes cálidos y acogedores que inspiran tranquilidad y paz; por lo tanto, como hemos visto, el Shabby Chic es un estilo de decoración romántico.

Este estilo romántico en la decoración utiliza la madera como material principal y casi fundamental para el mobiliario de la casa. En los recibidores, escritorios, mesitas de noche, estanterías, muebles de cocina, etc. que sigan un estilo Shabby Chic la madera serán un material predominante, siempre mostrando un aspecto natural y, en ocasiones, envejecido.

Dormitorio infantil con cuna blanca estilo shabby chic

Estilo industrial

Al referirnos al estilo industrial, conocido también como estilo urbano, estamos hablando de un estilo de decoración que tiene su origen en la arquitectura típica de de las fábricas de los años 50 y del estilo industrial de la época. Entonces, la juventud estadounidense tuvo que adaptar las amplias y espaciosas fábricas para vivir en ellas. Esto suponía que el espacio repleto de vigas, ladrillos y paredes de hormigón tuviera que adaptarse a su nuevo uso, una vivienda.

La característica principal de este estilo se centra en tener espacios amplios, abiertos y luminosos, con grandes ventanales que dejen pasar la luz. En lo referente al color, se permite el blanco como el color claro por excelencia, pero los colores que predominan y caracterizan a este estilo son más oscuros como color tierra, beige, gris, marrón, azul marino y azul eléctrico. Aunque el color negro se suele ver también, no hay que abusar de él puesto que lo que buscamos en dar la sensación de amplitud.

Salón retro loft al estilo industrial

Para conseguir un estilo completamente industrial tendremos que desvestir la estructura de los materiales y del hogar a través de tuberías a la vista, muebles de forja con un poco de óxido, vigas visibles en el techo con aspecto desgastado, madera natural sin tapar, chapas e hierros, y un sin fin de posibilidades más.

Los elementos más utilizados son el hierro y el acero. Estos materiales predominan en paredes, techos, e incluso en sillas, mesas, estanterías, y en todo tipo de elementos y accesorios de decoración. A estos materiales los suele acompañar la madera, ya que aporta la calidez que le falta a los otros dos.
Si conseguimos encontrar el equilibrio a la hora de combinar los elementos, el éxito está asegurado. La calidez de la madera y la luminosidad de los grandes ventanales con el aspecto envejecido y sucio que pueden mostrar objetos característicos del estilo industrial hacen un ambiente ideal para personas que se decanten por un ambiente más urbano.

Comedor estilo industrial desgastado tonos grises y marrones

Estilo Kitsch o Pop Art

El estilo Kitsch o Pop Art se caracteriza por lo lioso, la mezcla y la extravagancia, significa “más es más” y todo vale en este estilo, o casi.

En el Pop Art o Kitsch se rompe con la hegemonía del blanco, las habitaciones frías e impersonales dando paso a lo extravagante y chillón. En este estilo el color, las formas y los elementos, a priori, anti-estéticos y aparentemente fuera de lugar son los protagonistas. Hay que saber diferenciar este estilo del moderno, ya que el Kitsch mezcla texturas y materiales y el moderno se basa en líneas sencillas, espacios amplios y luminosos.

Salón con productos vintage estilo pop art tonos verdes y rojos

El Kitsch ha sido un estilo que gozaba de mucho éxito ya que llamaba mucho la atención de cualquiera y, sobre todo, porque la propia habitación ya destaca y demanda nuestro interés hasta con los detalles más pequeños. Pese a que fue descrito como un arte que no cambiaba y que era formalmente incoherente, es un estilo divertido y colorido y permite tener en una misma estancia del hogar muchos elementos decorativos diferentes y estilos. No importa el conjunto ni el resultado final, ya que se centra resaltar de manera individual el objeto, color o textura.

En el Pop Art se apuesta por el color: verde manzana, rosa chicle, azul cielo y rojo como los cuatro tonos más característicos. Tampoco puede faltar la mezcla de texturas, tonalidades, tejidos, mobiliario y objetos que se salgan de la formalidad. Los límites de este estilo están en nuestra imaginación, para decorar nuestra casa divirtiéndonos. Este estilo tan peculiar se basa en decorar el hogar divirtiéndonos sin dar demasiada importancia al porqué de lo que se hace. Los límites están en nuestra imaginación.

Sala de estar divertida retro estilo kitsch

En todo espacio Kitsch o Pop Art que se precie siempre tiene que haber una zona dedicada a exponer recuerdos, figuritas, platos, tazas… . Cualquier colección que queramos enseñar debe estar presente para complementar nuestra habitación de estilo Kitsch sin importar demasiado la coherencia con el resto de elementos de decoración, aquí importa más lo que queramos transmitir, algo que forme parte de nosotros mismos.

Selección de lámparas estilo retro de ilutop

Familia Dalu de Artemide

Familia retro Dalu de Artemide con acabados en color rojo, blanco y negro

Familia Ventopop de Arturo Álvarez

Familia Ventopop de Arturo Álvarez

Familia Aitana de Carpyen

Familia Aitana de Carpyen

Familia Emma de Estiluz

Familia Emma de Estiluz

Familia Tavern de Faro Barcelona

Familia Tavern de Faro barcelona

Familia Snoopy de Flos

Lámpara Snoopy de Flos

Familia Caboche de Foscarini

Familia Caboche de Foscarini

Familia Vintage de Leds C4

Familia Vintage de Leds c4

Familia Ginger de Marset

Familia Ginger de Marset

Familia Pamela de Metalarte

Familia Pamela de Metalarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *