Adelántate al BLACK FRIDAY y reserva tu pedido al mejor precio
días ::

ENVÍO GRATUÍTO PARA COMPRAS SUPERIORES A 180€

Skip to main content
shakers-estilo-decoracion-secta

Shaker – Estilo decoración

Todo lo relacionado con el estilo de decoración shaker está actualmente de moda. Pero comencemos por el principio ¿de dónde viene el estilo Shaker?

Los inicios del estilo de decoración Shaker se remontan al siglo XVIII época en la que se inició la secta, llegada desde inglaterra a Estados Unidos, “United Society of Believers en Christ’s Second Appearing” más conocida con el nombre de Shakers.

Shakers era una secta autosuficiente cuyos principios básicos eran la simplicidad, utilidad y honestidad.

Los muebles eran ideados y creados por los propios shakers y predominaban los diseños simples y funcionales, sin grandes detalles innecesarios.

muebles ideados shakers

Eran fabricados en madera, y materiales propios de la zona como cerezo, arce o pino, por lo que eran productos baratos y de calidad, además solían durar por mucho tiempo (algo que echamos de menos hoy en día).

Sin duda, estamos frente a un estilo basado en líneas sobrias donde la distribución y decoración de los hogares refleja una sensación de austeridad y sencillez.

Los colores favoritos de los shakers eran los tonos de color más próximos a la naturaleza. Colores de tono gris piedra, azul cielo, ocre o verde agua eran colores que no faltaban en un buen hogar shaker.

Aunque la decoración estilo shaker está más recomendada para los hogares pequeños y reducidos, por su funcionalidad y sensación de confort, también puede utilizarse en una casa grande o casa de campo.

Uno de los principales motivos de la desaparición de los shakers es que practicaban el celibato.

El celibato es una opción por la que una persona se mantiene soltera toda la vida y decide no tener relaciones sexuales.

Entonces, los niños eran adoptados hospicios o niños abandonados que a los 21 años eran libres de decidir si querían seguir perteneciendo a la comunidad de los shakers o, por el contrario, irse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *